Barrio Lo Campano

Lo Campano es un barrio de Cartagena, situado en la periferia y aislado del resto de la ciudad. El barrio se construyó bajo planificación pública durante los años 50 y 60 del siglo XX. Está formado por bloques de vivienda colectiva de tres o cuatro plantas y algunas hileras de viviendas unifamiliares. Las viviendas son de superficie reducida y construcción básica. Desde su origen ha sido un barrio humilde, dedicado al realojo de habitantes de infraviviendas provenientes de varias partes de Cartagena. Su situación alejada del centro urbano, junto a la baja calidad de las viviendas y su mantenimiento precario ha provocado que se convierta en un barrio degradado y percibido como marginal por el resto de la ciudad.

I. Asesoría Técnica para Mejora de Vivienda

press to zoom
1/1

Ubicación

Barrio de Lo Campano, Cartagena

 

Duración

3 años

 

Fechas

2016, 2017 y 2018

 

Contraparte Local/Asociación colaboradora

Un movimiento vecinal acompañado por alguna de las organizaciones que trabajan en el barrio, Cáritas y Fundación Tienda Asilo de San Pedro con la incorporación posterior de Rascasa.

Personas beneficiarias

La población del barrio de Lo Campano la cual, según los datos del ayuntamiento de Cartagena a 1 de enero de 2017, es de 654 personas (325 mujeres y 329 hombres), de ellos 19 extranjeros (11 mujeres y 8 hombres). La población del barrio ha disminuido en 14 personas en el trascurso del último año.

Presupuesto

-

Financia

-

Objetivo

 

Ofrecer asesoramiento y apoyo técnico a los vecinos en sus demandas ante el Ayuntamiento de Cartagena.

Descripción

El barrio de Lo Campano es un barrio humilde con gran diversidad etnica y problemas de marginalidad y exclusión social, agravados por su situación aislada en la periferia de Cartagena. Un movimiento vecinal acompañado por alguna de las organizaciones que trabajan en el barrio, Cáritas y Fundación Tienda Asilo de San Pedro con la incorporación posterior de Rascasa, surge en 2016 para pedir mejoras en el barrio al Ayuntamiento de Cartagena. Las reivindicaciones vecinales se centran en materia de empleo, ayudas sociales y vivienda. Cáritas contactó con el grupo de trabajo local de ASF Murcia para dar asesoramiento y apoyo técnico a los vecinos en sus demandas ante el Ayuntamiento.

 

ASF ha visitado el barrio y varios inmuebles afectados por diversas patologías constructivas y ha asistido a varias asambleas vecinales para informar a los vecinos de las causas de los problemas que sufren sus viviendas y en algunos casos recomendado soluciones sencillas a estos. Asimismo se han indicando los procesos administrativos habituales para resolverlas. No obstante, la falta de recursos económicos obliga a que deba ser la administración pública quien dirija y ejecute las obras de mejora más importantes.

 

Paralelamente varios informes técnicos sobre la situación de deterioro encontrada ha sido redactados por arquitectos de ASF. El informe principal trata globalmente sobre las patologías encontradas en la vía pública y los edificios del barrio. Otros informes versan sobre los casos puntuales que padecen algunas viviendas, incluyendo una estimación de los costes de reparación. Estos informes firmados por arquitectos voluntarios de ASF han sido incluidos como anexos en los escritos presentados por los vecinos en el Ayuntamiento de Cartagena y explicados en la reunión que se mantuvo en junio de 2017 con el alcalde de Cartagena, José López.

 

Durante el año 2018 los voluntarios de ASF Murcia han acompañado a los vecinos y organizaciones del barrio a varias reuniones con el Ayuntamiento, incluyendo una con la alcaldesa, Belén Castejón, celebrada el 10 de abril en el Palacio Consistorial, y otra con técnicos municipales, que tuvo lugar el 18 de abril en el Local Social de Lo Campano. El movimiento y trabajo de los vecinos de Lo Campano ha dado como fruto el compromiso del Ayuntamiento en la mejora del barrio. En el 2018 los técnicos municipales han comenzado la inspección de los edificios de viviendas, ordenando las obras de mantenimiento más urgentes. Estas obras consisten principalmente en retirada de partes de cornisas en riesgo de desprenderse, refuerzos estructurales e impermeabilización de cubiertas, algunas de las cuales ya han sido ejecutadas por el ayuntamiento.